Inicio > Conoce Coyoacán > Cultura > Arquitectura Religiosa

Arquitectura Religiosa

Parroquia de La Candelaria

Calle Las Flores s/n, Pueblo de La Candelaria, Chinampan, entre calle Santa Cruz y Emiliano Zapata.

La construcción original fue levantada en el siglo XVI, probablemente en la misma época que la parroquia de San Juan Bautista. Es posible que ese inmueble, construido como capilla abierta o de “indios”7 fuera anterior a la fundación del pueblo, ya que, según Jorge Eduardo Aceves, “en el año de 1577 se otorga la propiedad del pueblo a cuarenta familias […] asentándose el mayor conglomerado en los terrenos colindantes a la iglesia”.8

Al comenzar la década de 1950, el templo era atendido por sacerdotes de la congregación del Adoratorio de San Felipe Neri, del pueblo de San Pablo Tepetlapa. Entre 1956 y 1957, la antigua iglesia fue demolida por iniciativa del mismo pueblo, sin previa licencia del inah, con la intención de agrandarla, y se levan- tó la actual. De la antigua capilla sólo se conserva su torre original y uno de los arcos, adosado a la reja de acceso al atrio. Entre sus bienesmuebles cuenta con una antiquísima imagen de la Virgen de la Candelaria, de la que se dice fue traída del Guatemala en el siglo XVI; otra de San Migue Arcángel, elaborada en madera de ciprés sobre un altar en forma semi oval.

Parroquia de Los Tres Santos Reyes Magos

Camino Real de Los Reyes y Eje 10, Plazuela de Los Reyes,
Pueblo de Los Reyes Hueytlilatl.

Erigida en el siglo XVI como capilla abierta. Su uso coincidía
con el de los espacios ceremoniales prehispánicos: un pequeño lugar cubierto y un gran escenario para recibir multitudes. Fue modificado en el siglo XVIII al estilo barroco popular; la capilla abierta fue integra- da a un conjunto más grande como portal que sirve de vestíbulo.

La parroquia de Los Reyes fue declarada monumento histórico en julio de 1932. En 1939 todavía conservaba el portal de la capilla abierta. El edificio sufrió muchas modificaciones durante el siglo XX, y cambió por completo el aspecto del templo. La primera se realizó entre el 29 de septiembre de 1943 y el 2 de mayo de 1954. A mitad del siglo pasado, su interior fue remozado.

Entre las valiosas piezas que res- guarda se encuentran La adoración de Los Reyes, lienzo pintado por Joannes de Meza en 1727; la Virgen de Guadalupe, anónimo del siglo XVIII y La Purísima, escultura del siglo XIX. Imposible dejar de mencionar la imagen del Señor de la Misericordia, realizada en madera y pasta con corona y caña de oro.

Se dice que esta parroquia fue construida sobre los restos de un templo prehispánico. Como su nombre lo indica, en ella se venera a los Tres Santos Reyes Magos.

Parroquia de San Juan Bautista

Jardín Centenario n. 8, Villa Coyoacán.

Inicialmente se creyó que este inmueble fue construido por los evangelizadores franciscanos, pero una serie de estudios realizados demuestran que fueron los dominicos quienes se encargaron de planear y vigilar la construcción de esta parroquia, una de las tres más antiguas de nuestra ciudad. Las otras dos se ubican en Tlahuac y Amaquemecan.

Los dominicos levantaron un edificio provisional entre 1527 y 1528 sobre un calmecac9 cuyas ruinas se conservan bajo uno de los claustros del convento. La construcción del templo actual se inició después de 1560:

Originalmente se compuso de una amplia capilla de indios, un portal de peregrinos, un gran atrio con tres arcadas de acceso de fina ornamentación plateresca, de las que sólo queda una, cuatro capillas,  posas desaparecidas y una sencilla cruz atrial…

Según Luis Everaert, cronista de Coyoacán, en Coyoacán a vuelapluma.

En 1753 se efectuó la secularización de las parroquias religiosas, y los dominicos abandonaron Coyoacán. A partir de ese año vino la sucesión de 24 sacerdotes regulares, hasta que en 1855 hubo un periodo en que los párrocos pertenecieron a diversas órdenes, como la de los franciscanos, dieguinos y carmelitas, entre otros.

A lo largo del tiempo, el in- mueble ha sufrido innumerables transformaciones. Su fachada se reedificó el 18 de noviembre de 1804, fecha inscrita en la portada. Hasta 1880, el templo todavía conservaba su huerto y su atrio. El 8 de noviembre de 1921, los franciscanos permutaron la antigua iglesia de Texcoco por la parroquia de San Juan Bautista. La construcción estaba en ruinas, y hubo necesidad de repararla por completo. Las restauraciones modificaron su aspecto interior, las tres amplias naves quedaron reducidas a una sola. Aproximadamente ese año se estableció allí el Colegio de las Tres Provincias.

En 1933 se inició la restauración del decorado a instancias del padre Miguel Soria. Pilares, figuras y altares se recubrieron con láminas de oro. Se colocaron altares tallados en cedro; uno en el altar mayor, otros en los laterales del presbiterio y cinco de cada lado, entre pilar y pilar. El artista catalán Juan Fabregat realizó las pinturas de acuerdo a los temas seleccionados por el padre Soria. En la bóveda del templo existen cinco figuras que fueron copiadas de una tarjeta alemana: la Elección de los Apóstoles, el Sermón de la Mon- taña, la Última Cena, la Ascensión de Jesucristo, y Cristo Rodeado de Ángeles. Las pinturas laterales y de la bóveda principal, se refieren a la historia de la orden Franciscana.

El decorado se terminó aproximadamente en 1944. Veinte años después, las pinturas sufrieron un grave deterioro por la humedad que se concentraba dentro de la parroquia, por lo que se inició un proceso de restauración en enero de 1970. Fray Santiago Campero, En algunos datos históricos sobre la parroquia de san Juan Bautista, nos informa que fue el pintor Mario Velázquez el encargado de realizar esos trabajos. Su riqueza en bienes muebles es muy grande, por lo que no es posible incluirla en este trabajo.

Anexa al templo existe la capilla Del Rosario con planta en forma de cruz latina y una pequeña cúpula de media naranja, probablemente de fines del siglo XVII; en su interior hay varias pinturas virreinales del siglo XVIII. La parroquia conserva en el presbiterio un retablo barroco íntegro, dedicado hoy en día a la adoración del Santísimo.

La fachada mantiene una sonbria portada labrada en cantera de estilo herreriano, en la que reza la siguiente inscripción: nonesthica- liuvdnsidomusdeietportacoeli g-e –z8 / a 5 de abril año 1582 / (No hay otra cosa aquí, que la casa de Dios y la puerta del Cielo).

Este conjunto arquitectónico fue declarado monumento nacional el 13 de abril de 1934.

Plaza y capilla de la Inmaculada Concepción

Calle Vallarta, entre Fernández Leal y Presidente Carranza, Barrio de la Inmaculada Concepción Amaxac.

De acuerdo a la información proporcionada por el inah, en la plaza conocida cariñosamente como “La Conchita” existió un centro ceremonial prehispánico, ya la llegada de los españoles Hernán Cortés mandó construir en el mismo sitio una capilla provisional, administrada por capellanes castrenses. La administración religiosa de Coyoacán fue asignada en 1524 a los franciscanos.

En su momento el levantamiento histórico y arquitectónico realizado por la Comisión de Arte Sacro declaró que “A principios del siglo xvi Coyoacán fue la residencia oficial de Hernán Cortés, quien mandó erigir esta capilla para marcar el sitio en que se celebró la primera misa y, según tradiciones, para que la Malintzin dijera sus oraciones. En algunos estudiosos del tema refieren que en esa capilla se oficiaron misas diariamente durante la permanencia de Cortés en Coyoacán.

Dedicada a la Purísima Concepción de María, la capilla le ha dado el nombre al barrio donde se ubica. Aunque posee elementos de ornato y arquitectura que corresponden a los siglos XVII y XVIII, es probable que su edificación haya sido anterior a esos siglos. Está conformada por una sola nave, una cúpula, dos campanarios y una sacristía anexa y posee un retablo barroco fraccionado.

A lo largo del tiempo, se han realizado una serie de trabajos de reedificación y modificaciones a la construcción original, como los cambios en la techumbre y la remoción de la barda atrial. Su fachada, de estilo plateresco, se encuentra adornada con motivos florales.

Hacia 1755, la pequeña capilla fue conservada por los duques de Te- rranova. Actualmente, su estructura corresponde a la de una edificación del siglo XVIII.

En 1914 el general Genovevo de la O17 ocasionó serios daños al pedestal de su cruz atrial, en un intento por encontrar el “tesoro de Moctezuma”. Años más tarde, el 21 de junio de 1996, la cruz atrial, fue derribada en un acto de vandalismo por personas desconocidas. La cruz que se encuentra hoy en día es una réplica de la original.

El templo y la plaza fueron declarados monumentos históricos por decreto el 12 de julio de 1932.

Capilla de Santa Ana

Calzada de Santa Ana s/n,
entre las calles Ejido e Hidalgo, Pueblo de San Francisco Culhuacán.

Templo edificado en mamposteía de piedra con cubierta de losa de concreto; su portada está constituida por un arco y un campanario de tabique, también recubiertos de concreto. Sus características arqui- tectónicas refieren su construcción al siglo XIX. El altar recubierto con losas de granito y el piso de mosaico son de factura reciente, al igual que un templo moderno adosado a esta capilla.

Plaza y capilla de Santa Catarina

Calle Francisco Sosa, entre Melchor Ocampo y Progreso, Barrio de Santa Catarina Omac.

La primera capilla abierta data del siglo XVI. Hacia el XVII (alrededor de 1650) se levantó la actual nave de cañón corrido (con forma de medio cilindro), bajo la advocación de la santa dominica Catalina de Siena. En su interior cuenta con un par de pinturas murales de las cuales se desconoce fecha y autoría. A la actual construcción se le aña- dió una torre que perdió su linterni- lla20 debido al terremoto de 1985.

La capilla está ubicada frente a una bella plaza con jardineras, pisos de recinto21 y un busto en homenaje a Francisco Sosa.22 Ambas, capilla y plaza fueron declaradas monumen- to nacional el 16 de agosto de 1932.

Capilla y puente de San Antonio Panzacola

Avenida Universidad y Francisco Sosa, Barrio de Santa Catarina Omac.

Pequeña capilla administrada actualmente por la orden francisca- na. Fue edificada en estilo barroco23 austero a finales del siglo xviii y principios del xix. Dice la leyenda que fue mandada construir por
una madre angustiada, en agrade- cimiento a San Antonio Abad por el “milagro” de que sus hijos no fueran apresados al realizar labores de contrabando de mercaderías y licores, ya que en las inmediaciones se localizaba una aduana, la cual era paso obligado para trasladarse de Coyoacán y San Ángel a la ciudad de México. Eso facilitaba a las autoridades virreinales revisar y supervisar los cargamentos que entraban y salían de estos lugares.

Entre sus características resaltan el hecho de carecer de atrio; su relieve en piedra de san Sebastián Mártir; un nicho exterior que aloja la escultura de San Antonio; su ábside semicircular. A un costa- do de la capilla se levanta uno de los pocos puentes coloniales que sobreviven en nuestra ciudad. Data de finales del siglo XVII. Ambas construcciones formaran un bello conjunto arquitectónico, que ha sido tema de inspiración para algu- nos artistas paisajistas del siglo xix como Eugenio Landesio y Casimiro Castro.

Antigua capilla de San Francisco de Asís

Calle Cuadrante de San Francisco s/n, Barrio de San Francisco Hueytitlan.

El templo fue edificado en el siglo XVI. La construcción original era una capilla abierta, que fue mo- dificada en el siglo XVIII. Los arcos cegados (tapiados) lucen aún dos conjuntos de mosaicos que repre- sentaban la vida de San Francisco de Asís. La torre del templo, con el arranque en forma piramidal y vistosas cornisas de argamasa, es de las más hermosas del sur del valle de México. La antigua capilla se cerró al culto a mediados del siglo xx y sólo se abre durante los festejos del 4 de octubre en honor al santo patrón. A un costado se erigió una iglesia más amplia.

Capilla de San Lucas

Camino Real a San Lucas n. 53, esquina San Miguel,
Barrio de San Lucas Tlaxopa.

Capilla construida a finales del siglo XVI o principios del XVII que sólo abre sus puertas al público durante la fiesta patronal del barrio, ya que por sus pequeñas dimensiones fue necesario edificar en 1946 un templo para mayor aforo, el cual se localiza a un costado.

Capilla de San Mateo Apóstol

Héroes del 47 n. 15, entre Paz Montes de Oca, Barrio de San Mateo Churubusco (Huitzilopochco).

1932, y el inah lo describió como una construcción de arquitectura sencilla, con la portada resaltada por pilastras (soporte adosado a un muro), una cornisa y un medallón con relieves en la parte superior; el campanario era de un cuerpo con cupulín (pequeña cúpula) y tenía una cúpula moderna. A mediados de este siglo, la antigua capilla sufrió modificaciones importantes en su estructura y dimensiones, ya que era muy pequeña.

Templo de San Diego

Prolongación Xicoténcatl y General Anaya, Barrio de San Diego, Churubusco (Huitzilopochco).

Originalmente fue una ermita, con una humilde casa anexa, levantada sobre los vestigios de un templo prehispánico dedicado al dios guerrero Huitzilopochtli (colibrí zurdo o del sur), por la orden religiosa de San Francisco de Asís en el primer tercio del siglo XVI. Ahí posterior- mente, la orden, fundó el convento y el templo bajo la advocación de Santa María de Los Ángeles.

En el segundo tercio del siglo XVII, el mercader Diego del Castillo solventó en plata los gastos de su reedificación desde sus cimientos, fisonomía que conserva en buenas condiciones hasta la fecha.

El templo consta de una sola nave, coro y sotocoro. Su portada barroca abriga un nicho con una escultura de alabastro 30 representando a la Virgen María de Los Ángeles; a los lados se encuentra el blasón (escudo) de la familia Del Castillo. En el interior del templo existen ocho retablos tallados y dorados; algunos proceden del templo de La Piedad que, al ser derribado en el año de 1921, fue- ron trasladados […] sólo el principal data del siglo XVII… según Lauro E. Rosell, en “Convento Dieguito de Santa Ma- ría de los Ángeles.

Iglesia de San José del Altillo

Avenida Universidad n. 1700, colonia Santa Catarina Omac.

Este templo se erige en las márgenes orientales del río Magdalena, sobre la superficie de lo que fue una de las más prósperas haciendas de Coyoacán durante el siglo xvii: San José del Altillo, propiedad de los marqueses de Aguayo, don Agustín de Echevez y Subizar y doña Francisca Valdés y Alceaga. Elena Piña Aguayo, viuda de Sánchez Gavito, descendiente de los marqueses y última propietaria de la hacienda, donó en 1951 parte de la propiedad a la orden religiosa de los Misioneros del Espíritu Santo, quienes determinaron construir una iglesia dedicada a San José. Encomendron el proyecto al arquitecto Enrique de la Mora y al ingeniero Félix Candela.

El resultado que los hizo acreedores a varios premios internacionales es una hermosa construcción de corte modernista, enriquecida por un monumental vitral diseñado por la artista Kitzia Hoffman, en el que se representan los atributos del Espíritu Santo y un Vía Crucis que delimita el espacio atrial, creado por el escultor Hebert Hoffman. En su patio aún se pueden apreciar algunos elementos antiguos de lo que fuera la casa habitación, como una bella fuente de azulejos de varios colores y arriates, así como un pretil de jarrones de corte neoclásico

En el inventario del inmueble destacan una escultura de Nuestra Señora de la Soledad, pieza de tres metros de altura fabricada en bronce también por Hebert Hoffman, y un retablo anónimo de tipo neoclá- sico. El templo cuenta, además, con un seminario o centro de espiritualidad, una capilla mortuoria y una importante librería de temas religiosos.

Capilla de San Pablo Tepetlapa

Calzada de Tlalpan y División del Norte, San Pablo Tepetlapa.

Es una capilla construida con piedra negra volcánica, entre los siglos xvii y xviii. Junto a ella, en 1865, –según lo asienta Luis Everaert en Coyoacán a vuela pluma–, la emperatriz Carlota fundó una escuela de artes y oficios para señoritas. Casi un siglo después, en 1949, el párroco Luis G. Flores solicitó permiso para su ampliación. Al año siguiente se le adosó un moderno campanario de cemento.

En el mes de julio de 1959, fue declarada monumento histórico.

Parroquia de Santa Úrsula

Calzada de Tlalpan 1868, esquina Juárez km 14,
Pueblo de Santa Úrsula Coapa.

La iglesia posee una fachada de piedra volcánica obtenida de los pedregales de Coyoacán. Se piensa que la capilla original fue construida alrededor del siglo xvi. Baltazar Gómez en su libro Rescate de la memoria histórica del pueblo de Santa Úrsula Coapa, cita a Delfina López Sarelange, quien encontró que:

En un plano del barrio de Santa Úrsula de 1723, se observa el edificio del templo, el cual fue modificado en el siglo XVI; conserva su torre original del siglo XVIII. En 1963, fue modificado su ábside para ampliar la nave y se le aumentó un nivel a la sacristía. En 1968 se remodeló el desnivel entre una y otra meseta a base de escalinatas.

Iglesia Presbiteriana

Cuauhtémoc n. 99, esquina con Abasolo, colonia Del Carmen.

Su construcción se inició en 1903, bajo el diseño arquitectónico de Max von Hitzel. “Se trata de un templo protestante, estilo Nueva Inglaterra. Sus dos naves forman una cruz que encabeza una tribuna su fachada es de color rojo lacre. Cuenta con un techo a dos aguas y una torrecilla” con remate piramidal.